TDPA®: Aditivo plástico totalmente degradable

TDPA®: Aditivo plástico totalmente degradable

Por cuanto los plásticos tradicionales son supremamente estables y no se degradan rápidamente en el medio ambiente, los desechos plásticos representan un problema alarmante. Como basura, los productos plásticos desechados (especialmente las bolsas pláticas) son un agente polucionante muy difundido que representa una amenaza al reino animal, especialmente para las especies marinas y para el ser humano. En los rellenos sanitarios, son un agregado volumétrico que no permite la compactación del relleno y que retarda la degradación de los materiales orgánicos, fomentando así la formación de metano, un gas de efecto invernadero altamente peligroso. Plásticos que se degraden y biodegraden relativamente rápido en productos finales no tóxicos en los ambientes anteriormente mencionados, son un desarrollo bienvenido para el manejo de estos.

Durante las últimas dos o tres décadas, las compañías del sector de la industria plástica han desarrollado diferentes métodos para producir productos plásticos degradables y/o biodegradables, que se procesan y desempeñan equivalente y económicamente en forma similar a los productos plásticos de consumo masivo. La intención ha sido el desarrollo de un aditivo que se desempeñe adecuadamente en los productos plásticos de consumo masivo pero permita su degradación y/o biodegradación en un ambiente de desechos (basura, rellenos sanitarios, compostage, etc.). La tecnología, comprobada, TDPA™ de EPI es la solución más práctica y económica disponible hoy por hoy para lograr lo anterior.

Los aditivos TDPA™ una vez son agregados, en pequeñas cantidades, a las resinas más comúnmente utilizadas para la fabricación de productos plásticos terminados, hacen que los plásticos modificados con ellos se degraden a una rata controlada. La degradación, la cual consiste en la reacción del plástico con el oxigeno del aire, se inicia por exposición a los rayos ultravioleta (luz solar), altas temperaturas y/o esfuerzos mecánicos. La degradación “se programa” para que se inicie una vez los productos han cumplido con su vida útil, según sea definida por los usuarios finales. Los productos fabricados con polietileno (bolsas de compras y de supermercados) han demostrado biodegradarse en materiales no tóxicos.

Los plásticos que incorporan los aditivos TDPA™ se procesan, comportan similarmente a, y no se distinguen de, los materiales plásticos no degradables tradicionales. Son competitivos en costo. Son, además, compatibles con las operaciones de reciclaje existentes y pueden mezclarse, sin riesgo alguno, con otros materiales plásticos antes haber iniciado el proceso de biodegradación.

Los aditivos TDPA™ pueden entrar en contacto con los alimentos y cumplen con las normas de los Estados Unidos de América, del Canadá y de la Comunidad Económica Europea. El cumplimiento de dichas normas se encuentra soportado en ensayos científicos y en reportes publicados, todo lo cual permite que EPI reclame legítimamente sus enunciados de ser “amigables” con el medio ambiente. Los trabajos publicados han demostrado que el compostage hecho con plásticos que incorporan los aditivos TDPA™ no tiene efectos tóxicos o perjudiciales para las plantas o para la vida animal.