Cómo Trabajan?

Cómo Trabajan?

El proceso de degradación química está relacionado con la reacción de las moléculas grandes de los polímeros, las cuales solamente contienen carbón e hidrogeno, con el oxigeno del aire. Esta reacción también ocurre sin necesidad de los aditivos, pero de una manera supremamente lente. Es por lo anterior que los plásticos convencionales perduran en el medio ambiente. Las formulaciones desarrolladas por EPI para sus aditivos TDPA™ actúan como catalizadores, o acelerantes, de esta reacción, incrementando la velocidad de degradación - i.e de 100 a 1000 veces la rata de degradación – lo cual hace que los productos conteniendo los aditivos TDPA™ se desintegren en un período comprendido por entre unas pocas semanas y hasta de 1 – 2 años, dependiendo de la formulación y del ambiente en el cual son desechados. Para ilustración, una bolsa plástica conteniendo los aditivos TDPA™ y una bolsa plástica convencional fueron colgadas de una cerca y la diferencia en la velocidad de degradación puede observase en el prueba de la degradación (Páginas disponibles únicamente en Ingles).

Estos fragmentos de menor peso molecular se degradan, lo cual ha sido demostrado, en dióxido de carbón, agua y biomasa (la estructura celular de los microorganismos), los cuales son materiales que se encuentran en la naturaleza y en el bio-ciclo (Páginas disponibles únicamente en Ingles). Se ha demostrado que las películas comerciales disponibles, que incorporan los aditivos TDPA™ convierten el 60% de su carbón estructural en dióxido de carbón dentro del término de 1-1/2 a 2 años, y el carbón remanente, en forma de células de micro-organismos. Películas no modificadas con los aditivos tomará un tiempo mucho mas prolongado para esta reacción.

El proceso químico detallado anteriormente es un proceso conocido ampliamente por los científicos de la industria de los polímeros durante años. De hecho, los fabricantes de resinas poliméricas agregan, rutinariamente, productos químicos antioxidantes a sus productos para prevenir al oxidación durante su procesamiento térmico para su transformación en productos finales. La contribución de EPI se concentra en el manejo de estos procesos de forma predecible – balancear el efecto de los catalizadores contenidos en los antioxidantes con el fin de que los productos manufacturados cumplan con las necesidades de vida útil y que a la vez inicien la degradación o biodegradación, a una rata adecuada con su desecho final.

Una característica útil de la oxo-degradación catalítica es que mientras existan residuos de antioxidantes en el plástico, el catalizador no tendrá ningún efecto. Esto es un factor de mucha importancia en el diseño de la vida útil de los productos que incorporan aditivos TDPA™, los cuales permiten el reciclaje dentro de los ciclos normales, antes de evidenciar las señales visuales comunes a la degradación – fragilidad y desintegración. Otra característica práctica de la tecnología es que su utilización en los productos y polímeros comunes comercialmente disponibles no afecta sus características de procesamiento ni sus propiedades.

El proceso general, la transformación de polímero a agua, dióxido de carbón y biomasa es llamada oxo-biodegradación. EPI ha sido el pionero y el líder mundial en lo referente a la tecnología de la oxo-biodegradación y tiene la experiencia y el conocimiento técnico para diseñar sistemas de aditivos para polietilenos, polipropileno y poliestireno, que cumplen con las diferentes necesidades de vida útil de los productos y para que la degradación de comporte dentro de un rango variado de condiciones y situaciones de desecho.